Global Forest Watch precisa en su informe que la Selva Tropical del mundo perdió 11.9 millones de hectáreas de cobertura arbórea en 2019.

Utilizando los datos de la Universidad de Maryland, publicados en Global Forest Watch, se indica que casi un tercio de esa pérdida, 3.8 millones de hectáreas, se produjo en bosques primarios tropicales húmedos, áreas de selva tropical madura que son especialmente importantes para la biodiversidad y el almacenamiento de carbono.

Esto sería el equivalente a perder un campo de fútbol de bosque primario cada 6 segundos durante todo el año.

“La pérdida de bosques primarios fue 2.8% mayor en 2019 que el año anterior y se ha mantenido obstinadamente alta durante las últimas dos décadas a pesar de los esfuerzos para detener la deforestación. Al menos 1,8 gigatoneladas de emisiones de dióxido de carbono están asociadas con la pérdida de bosques primarios en 2019, equivalente a las emisiones anuales de 400 millones de automóviles. Aunque la tasa de pérdida de bosques primarios fue más baja en 2019 que en años récord de 2016 y 2017, seguía siendo la tercera más alta desde el cambio de siglo”, refiere el informe.

Debido a los incendios forestales en Bolivia, este País experimentó una pérdida récord de cobertura arbórea debido a incendios, precisa el informe, tanto en bosques primarios como en bosques circundantes. La pérdida total de la cubierta arbórea del país en 2019 fue más de un 80% mayor que el año más alto registrado hasta el momento.

Es muy importante considerar lo que refiere Global Forest Watch, que los incendios generalizados en 2019 ocurrieron no sólo por condiciones climáticas, sino también por la interaccción directa de las actividades humanas, en el proceso de conversión y limpieza de zonas “agrícolas”, que se salieron de control afectando los bosques, propiciados por vientos sostenidos y el clima seco. Pero mayor cuidado hay que tener pues tanto en Bolivia como en Perú y Brasil, el impulso de la agricultura a gran escala en terrenos de bosques tropicales, es también un gran e importante impulsor de la deforestación en muchos países. Monocultivos como soja, forrajes, palmas, entre otros, hacen mucho daño a los ecosistemas amázonicos y tropicales.

Por ello lo ocurrido recientemente en Perú con la destitución intespestiva de la autoridad del Serfor por el sector agricultura, preocupa de sobremanera, pues se por ejemplo en este informe se detalla que el gobierno boliviano hizo varios cambios regulatorios en los últimos años para promover la expansión de la agricultura, incluyendo el aflojamiento de las restricciones a la quema controlada solo unos meses antes de los incendios de 2019. Lo cual se debería ajustar, ordenar y regular con mayor severidad en nuestro país. Aparte claro está de combatir en Perú la tala ilegal, el tráfico de madera y de especies silvestres en forma severa y estricta, para llegar a  erradicar las grandes mafias de tráfico ilegal que existen, muchas veces con tentáculos enquistados en las unidades políticas y gubernamentales  locales y regionales, como se han precisado en graves denuncias de medios de comunicación y organismos medioambientales. Perú esta ubicado en el 5to lugar del mundo en pérdida de masa arbórea tropical, según el gráfico de barras presentado en el informe de Global Forest Watch.

Fuente de gráfico: https://www.globalforestwatch.org/

Sobre Brasil se indica que representó un tercio de la pérdida de bosques primarios tropicales del mundo. Brasil, por sí solo, refiere GFW, representó más de un tercio de todas las pérdidas de bosques primarios tropicales húmedos en todo el mundo, con más bosques primarios perdidos que cualquier otro país tropical en 2019. Fuera de 2016 y 2017, cuando los incendios forestales resultaron en una pérdida forestal sin precedentes, 2019 fue Brasil peor año para bosques primarios en 13 años. “Los datos de la pérdida primaria de bosques detectan una amplia gama de perturbaciones forestales, desde la deforestación para la agricultura hasta los incendios de sotobosque y la tala selectiva. Si bien el aumento en la pérdida de bosques primarios de 2018 a 2019 fue modesto, los datos del gobierno indican que una forma particular de pérdida de bosques, la deforestación clara para la agricultura y otros nuevos usos de la tierra, ha aumentado rápidamente en la Amazonía brasileña durante el año pasado.”

Sobre Colombia el informe reconoce que mostró signos de frenar la dramática pérdida de bosques, luego de que experimentará una disminución significativa en la pérdida de bosques primarios en 2019, ofreciendo la esperanza de que el país pueda estar cambiando de rumbo después de las fuertes pérdidas de bosques en los últimos dos años.

“La pérdida de bosques primarios en Colombia aumentó rápidamente después de un acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que puso fin al conflicto violento, pero también condujo a un vacío de poder en las tierras previamente ocupadas en la Amazonía. El cambio de tendencia sugiere que las acciones del gobierno colombiano pueden estar teniendo un impacto. El país estableció objetivos ambiciosos tanto para reducir la deforestación como para plantar millones de árboles en áreas deforestadas. En abril de 2019, el presidente de Colombia lanzó la ” Operación Artemisa “, que emplea a los militares, la policía y otras entidades públicas para detener la deforestación en los parques nacionales del país, aunque sus actividades no están exentas de controversia.”

Fuente, mayor información y nota completa en: https://blog.globalforestwatch.org/data-and-research/global-tree-cover-loss-data-2019

Informa Revista Naturaleza Interior
“Cuidando el medio ambiente y la vida”

X