Un artículo presentado en Mogabay por Michelle Carrere, precisa que hasta un millón de toneladas de aparejos de pesca son abandonados cada año en el mar, denominados “Equipos Fantasma”.

De los 11 millones de toneladas plásticas que se vierten o quedan en el mar, se estima que el 10% corresponden a las redes y residuos de los aparajos utilizados en la pesca. (Señala Michelle Carrere de acuerdo a información de WWF).

“Las redes fantasma incluyen cualquier tipo de arte o equipo de pesca abandonado, perdido o desechado, muchos de los cuales a menudo no se ven. Las redes fantasma son la forma más letal de plástico marino, ya que capturan a la vida silvestre de manera no selectiva, enredando a mamíferos marinos, aves marinas, tortugas marinas y tiburones, sometiéndolos a una muerte lenta y dolorosa por agotamiento y asfixia. Las artes de pesca fantasma también dañan hábitats marinos clave como los arrecifes de coral. Además, son responsable de la pérdida de poblaciones de peces con valor comercial, lo que socava tanto la sostenibilidad general de la pesca como a las personas que viven de estas actividades.” (WWF).

Los aparejos de pesca que son abandonados accidental o intencionalmente en el mar son conocidos como redes fantasma, precisa Carrere, generando un impacto en la fauna marina —algunas durante décadas— aunque nadie las recoja. “Son los desechos plásticos más perjudiciales para los animales marinos”, considerando que a nivel mundial “el 66 % de los mamíferos marinos, el 50 % de las aves marinas y 100 % de las especies de tortugas marinas se han visto afectados por ellas”, señala el documento. Este indica también que algunos de los equipos de pesca perdidos incluso “destruyen corales, arrasan con los animales y los arrancan de sus hábitats, dañan la vegetación, acumulan sedimentos y bloquean e impiden el acceso hacia hábitats específicos”. (https://es.mongabay.com/).

Asimismo resalta que diversos grupos de conservacionistas vienen pidiendo un tratado global sobre contaminación marina por plásticos, el cual establezca medidas para detener el ingreso de este material a los océanos. Pues se estima que al menos el 10 % de todos los residuos plásticos que ingresan a los mares, podrían componerse de residuos de pesca, cada año. De acuerdo e un informe de la organización ambiental WWF que reúne información de diversos estudios científicos publicados y reportes oficiales de la Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura (FAO), precisa Carrere.

“La recolección y reciclaje de las redes de pesca en desuso son algunas de las medidas que los conservacionistas impulsan como parte de un plan más amplio y ambicioso: la creación de un tratado global sobre contaminación marina por plásticos, que establezca el camino a seguir para reducir la enorme cantidad de basura que ingresa anualmente a los océanos. En Perú, en una pequeña caleta costera, los pescadores artesanales están haciendo esfuerzos para que sus artes de pesca sean recicladas y no terminen en el mar….Las redes fantasmas, además de ser una amenaza para la vida marina, también son perjudiciales para la economía de los pescadores, pues un 90 % de lo que ellas capturan son especies comerciales. Además, el extravío del arte en sí mismo también significa una pérdida valiosa. Es decir, como lo indica el informe de WWF, las redes fantasmas no benefician a nadie; por el contrario, existen estudios, en el hemisferio norte sobre todo, que estiman que “el 5,7 % de todas las redes de pesca, el 8,6 % de las trampas y nasas, y el 29 % de todos los sedales de pesca utilizados en todo el mundo quedan abandonados, se pierden o se desechan en el medio ambiente”, con el perjuicio económico y ambiental que esto significa.” ((https://es.mongabay.com/).

 

Los desechos plásticos contaminan todos los rincones del océano, amenazan la vida silvestre acuática e incluso terminan en los mariscos que comemos. Y a pesar de la creciente conciencia, el problema sigue empeorando. Uno de los tipos más dañinos de contaminación plástica marina es el equipo de pesca abandonado, perdido o desechado, comúnmente llamado “equipo fantasma”. WWF en su informe Stop Ghost Gear: “La forma más mortífera de desechos plásticos marinos” destaca el problema y ofrece soluciones para lo que podemos hacer al respecto.

Descargar informe AQUÍ

Asimismo WWF nos precisa qué podemos hacer para ayudar: “Todos debemos defender nuestros océanos y la vida marina. Contacta a los representantes de tu gobierno para asegurar que tomen medidas efectivas en torno a las redes fantasma y apoyen el establecimiento de un tratado mundialmente vinculante sobre la contaminación por plásticos de los océanos.Juntos podemos evitar que los desechos plásticos asfixien nuestros océanos y sus habitantes.”

Fuente de nota e imágenes:
https://www.worldwildlife.org/publications/stop-ghost-gear-the-most-deadly-form-of-marine-plastic-debris
https://es.mongabay.com/2020/10/oceanos-hasta-un-millon-de-toneladas-de-artes-de-pesca-son-abandonadas-en-el-mar-anualmente

 

Revista Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

X