Según cifras del Ministerio del Ambiente, las personas consumen un aproximado de 30 kilogramos de plástico al año en nuestro país, cuya población supera los 30 millones de habitantes.

En vista del incremento del plástico de un solo uso ocasionado por la pandemia se creó un marco normativo para las empresas que sean parte de la reactivación económica.

Al inicio de la pandemia, el paro de las actividades económicas debido a la cuarentena mundial proporcionó, por un momento, buenas noticias a nivel ambiental como mejoras en la calidad del agua, el aire y menor contaminación de la capa de ozono.

Sin embargo, la producción y el consumo del plástico, sobre todo el de un solo uso, incrementó. Bolsas, botellas de agua, recipientes para enviar comida a domicilio o embalajes de comercio por internet, además de productos utilizados para adecuarse a las nuevas normas de higiene y salubridad en el contexto actual, como lo son las mascarillas, los guantes y protectores faciales.

Según cifras del Ministerio del Ambiente, las personas consumen un aproximado de 30 kilogramos de plástico al año en nuestro país, cuya población supera los 30 millones de habitantes. Por esto, el Ministerio creó la campaña #MenosPlásticoMásVida, cuyo fin es concientizar a los ciudadanos sobre las formas de ayudar a disminuir la contaminación producida por el plástico cambiando las bolsas de un solo uso por bolsas de tela o reemplazando las botellas de bebidas por un tomatodo.

En una entrevista realizada por Oceana Perú en julio del 2020 al director general de Educación, Ciudadanía e Información Ambiental, Gunther Merzthal, se afirmó que en vista del incremento del plástico de un solo uso ocasionado por la pandemia se creó un marco normativo para las empresas que sean parte de la reactivación económica. “Desde el Ejecutivo a través del decreto supremo 110 del 2020 hay un artículo específico para esta reactivación. En primer lugar, hay un fuerte énfasis en que las actividades (empresas) hagan una separación de sus residuos en origen y que se articulen con los programas de segregación de los Municipios”, explicó Merzthal. Además, indicó que los consumidores juegan un rol muy importante en esta etapa ya que ellos pueden decidir adquirir alimentos o productos de empresas con consciencia y responsabilidad ambiental.

Por este motivo, es importante que los ciudadanos se mantengan informados sobre las opciones para reciclar desde casa ya sea cambiando las bolsas de plástico por una de tela, evitando el uso desmesurado de este material o reciclando y así aportar a una posible solución. En pocas palabras, se necesita el compromiso de la comunidad.

Redacción: Alejandra Camones

Revista Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

X