A través de las imágenes satelitales puede visibilizarse la delgada película gris que serpentea en la costa de Sri Lanka, tres kilómetros mar adentro. Según los expertos, se trata de combustible que se escapa del X-Press Pearl, un buque de carga con bandera de Singapur que se incendió y hundió en la costa occidental del país el mes pasado.

La mancha es un duro recordatorio del desastre ambiental que se despliega en cámara lenta – uno de los peores en la historia del país– y del gigantesco esfuerzo que se necesitará para revertirlo.

“Esta es la mayor catástrofe ambiental que ha azotado a Sri Lanka desde el tsunami del Océano Índico de 2004”, dijo Thummarukudyil Muraleedharan, director interino de la subdivisión de desastres y conflictos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Thummarukudyil se encuentra entre más de media docena de expertos del PNUMA que asesoran al gobierno de Sri Lanka sobre cómo contener las consecuencias tóxicas del X-Press Pearl, el cual transportaba 81 contenedores de mercancías peligrosas cuando se hundió en junio, según su propietario, X-Press Feeders.

La carga del barco incluía 25 toneladas de ácido nítrico, 348 toneladas de aceite y, según estimaciones independientes, hasta 75.000 millones de pequeños gránulos de plástico (conocidos como granza) que han creado una crisis de contaminación con efectos duraderos.

“Este es un barco tóxico”, dijo Hemantha Withanage, directora ejecutiva de un grupo de incidencia llamado Centro de Justicia Ambiental de Sri Lanka. “Este será un desastre de larga duración”, añadió.

Contaminación por plásticos

Para los habitantes de Sri Lanka, los pequeños gránulos de plástico, del tamaño de una lenteja, han sido el signo más visible del hundimiento del X-Press Pearl.

Utilizando datos disponibles públicamente, Withanage estima que el barco contenía entre 70 y 75 mil millones de bolitas individuales. Partow considera que el desastre es la mayor liberación de granza al océano jamás reportada.

El plástico ha inundado las playas de Colombo. La playa de Sarukkuwa estaba cubierta por montones de plástico de un metro de profundidad. La granza también apareció en las agallas y vísceras de los peces. Los pescadores locales, que han sido excluidos de los ricos caladeros alrededor de Colombo, aseguran que estos pequeños plásticos están matando la vida marina, algo que los científicos de Sri Lanka están investigando. Withanage dijo que estas partículas también se han encontrado en un santuario de tortugas a 300 kilómetros al norte de Colombo.

Con el tiempo, los gránulos, que tardarán hasta 1.000 años en desintegrarse, pueden acumularse en la cadena alimentaria y enfermar a los peces y potencialmente a los humanos, dijo Withanage. “En lo que respecta al medio ambiente, cada gránulo de plástico es un desastre en sí mismo”, añade.

Para empeorar las cosas, muchos de los gránulos se calcinaron y ahora se desintegran en un polvo potencialmente tóxico cuando son manipulados.

“Estos no eran solo gránulos vírgenes. Alrededor de la mitad se quemó, por lo que se desconoce su nivel de toxicidad”, dijo Partow.

Inmediatamente después del hundimiento de X-Press Pearl, cientos de miembros de la marina, la fuerza aérea y la guardia costera de Sri Lanka fueron desplegados en una operación de limpieza masiva supervisada por la Autoridad de Protección del Medio Marino. Trabajando las 24 horas del día, bajo las estrictas restricciones por la COVID-19, hasta ahora han recolectado más de 53.000 bolsas de gránulos, plástico quemado y otros escombros mezclados con arena. Por el pequeño tamaño de los plásticos, muchos tuvieron que ser tamizados a mano.

Sin embargo, no hay forma de limpiar los pequeños plásticos que aún están en el océano. “Lo que hay en el mar podría permanecer allí durante mucho tiempo”, dijo Thummarukudyil.

“Naciones Unidas está apoyando al gobierno de Sri Lanka para abordar el desastre del MV X-Press Pearl. Estamos coordinando esfuerzos internacionales y movilizando a nuestros socios para garantizar una respuesta cohesiva y coherente a la crisis y asegurar la prevención de tales desastres en el futuro”, dijo la coordinadora residente de la ONU en Sri Lanka, Hanaa Singer-Hamdy.

El PNUMA ha pedido al propietario y asegurador del barco que elabore una hoja de ruta “revisada por pares y aprobada por el gobierno” para retirar el X-Press Pearl y los contenedores perdidos en el fondo del océano, considerando que constituyen el riesgo más inmediato de contaminación.

Fuente y reportaje completo en:
https://www.unep.org/es/noticias-y-reportajes/reportajes/petroleo-acido-y-plastico-en-las-costas-de-sri-lanka-una-mirada-al

Fuente de imagen: https://www.dw.com/

Informa Revista Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

X