Naciones unidas informó que el año pasado los gases de efecto invernadero (GeI) que atrapan el calor en nuestro planeta alcanzaron un nuevo récord, superando el promedio del planeta 2011-2020. Asimismo precisó que este incremento ha continuado en este año 2021, de acuerdo al nuevo informe publicado el lunes por la agencia meteorológica de la ONU.

La concentración de dióxido de carbono (CO2) en 2020 fue un 149% superior al nivel preindustrial; metano, 262 por ciento; y óxido nitroso, 123 por ciento, en comparación con el momento en que la actividad humana comenzó a ser un factor desestabilizador.

Considerando que  “la desaceleración económica impulsada por el coronavirus, si bien es cierto provocó una disminución temporal de las nuevas emisiones, no ha tenido un impacto perceptible en los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero o sus tasas de crecimiento”

El Boletín de Gases de Efecto Invernadero de la Organización Meteorológica Mundial (OMM ) contiene un “mensaje científico duro” para las negociaciones sobre el cambio climático en la próxima conferencia climática de la ONU, conocida como COP26 , en Glasgow, dijo Petteri Taalas, jefe de la agencia de la ONU.

“Al ritmo actual de aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, veremos un aumento de temperatura a finales de este siglo muy por encima de los objetivos del Acuerdo de París de 1,5 a 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales”, explicó. “Estamos muy desviados”.

Aumento de las emisiones
La concentración de dióxido de carbono (CO2) en 2020 fue un 149% superior al nivel preindustrial; metano, 262 por ciento; y óxido nitroso, 123 por ciento, en comparación con el momento en que la actividad humana comenzó a ser un factor desestabilizador. Y aunque la desaceleración económica impulsada por el coronavirus provocó una disminución temporal de las nuevas emisiones, no ha tenido un impacto perceptible en los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero o sus tasas de crecimiento.

A medida que continúen las emisiones, también lo hará el aumento de las temperaturas globales , sostuvo el informe. Además, dada la larga vida útil del CO2, el nivel de temperatura actual persistirá durante décadas, incluso si las emisiones se reducen rápidamente a cero neto, precisó ONU.

Considerando desde el calor intenso y las lluvias hasta el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos, Naciones Unidas indicó que el aumento de las temperaturas irá acompañado de más fenómenos meteorológicos extremos , todos con impactos socioeconómicos de gran alcance.

“La última vez que la Tierra experimentó una concentración comparable de CO2 fue hace entre tres y cinco millones de años, cuando la temperatura era 2-3 ° C más cálida y el nivel del mar era 10-20 metros más alto que ahora”, afirmó el jefe de la OMM. “Pero entonces no había 7.800 millones de personas”, recordó.

CO2 persistente
Aproximadamente la mitad del CO2 emitido por el hombre en la actualidad permanece en la atmósfera y la otra mitad es absorbida por los océanos y los ecosistemas terrestres, señaló el Buletín. Al mismo tiempo, la capacidad de los ecosistemas terrestres y los océanos para absorber emisiones puede convertirse en un amortiguador menos eficaz contra los aumentos de temperatura en el futuro. Mientras tanto, muchos países están estableciendo objetivos neutrales en carbono en medio de la esperanza de que la COP26 vea un aumento dramático en los compromisos.

“Necesitamos transformar nuestro compromiso en acciones que tengan un impacto de los gases que impulsan el cambio climático. Necesitamos revisar nuestros sistemas industriales, energéticos y de transporte y toda nuestra forma de vida ”, dijo el funcionario de la OMM. “Los cambios necesarios son económicamente asequibles y técnicamente posibles ”, aseguró. “No hay tiempo que perder”.

Luchando contra las emisiones
El CO2 es el gas de efecto invernadero más importante y tiene “importantes repercusiones negativas para nuestra vida diaria y nuestro bienestar, para el estado de nuestro planeta y para el futuro de nuestros hijos y nietos”, argumentó el jefe de la OMM. Los sumideros de carbono son reguladores vitales del cambio climático porque eliminan una cuarta parte del CO2 que los humanos liberan a la atmósfera.

El óxido nitroso es un potente gas de efecto invernadero y una sustancia química que agota la capa de ozono que se emite a la atmósfera desde fuentes naturales y antropogénicas, incluidos los océanos, los suelos, la quema de biomasa, el uso de fertilizantes y varios procesos industriales.

Los múltiples beneficios colaterales de la reducción del metano, cuyo gas permanece en la atmósfera durante aproximadamente una década, podrían respaldar el Acuerdo de París y ayudar a alcanzar muchos Objetivos de Desarrollo Sostenible ( ODS ), dijo el Boletín.

Fuente y nota completa: https://news.un.org/en/story/2021/10/1103892

Imágenes: Pixabay

 

Informa Revista Digital Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X