Serfor resaltó que con ello se manifiesta el arraigo y vínculo del poblador andino con la madre tierra “Pachamama”.

“La historia, cultura, religiosidad y enlace de la sociedad cusqueña con la naturaleza ha sido visibilizada, con el reconocimiento de “Árboles Patrimoniales”, en el marco de la campaña impulsada por el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (MIDAGRI), en Cusco”(Serfor Perú).


Distinguidos ejemplares forestales de diversas especies fueron evaluados de acuerdo a lo establecido en la “Guía para el reconocimiento de árboles patrimoniales”, aprobada mediante la RDE N° 037-2020-MINAGRI-SERFOR-DE e implementada por los gobiernos locales de los distritos de San Salvador y Calca, de la provincia de Calca, Yucay de la provincia de Urubamba y Maranura de la provincia de La Convención, en el departamento del Cusco.

Conozcamos cuales son los árboles reconocidos en Cusco en el 2021:

El cedro de altura (Cedrela angustifolia), conocido como el Cedro de Huanca, ubicado en el Parque Siloé del Santuario del Señor de Huanca (que data de la época del Marqués de Valleumbroso 1675), ha sido el primero en ser reconocido, tiene más de 200 años y una altura de 14,85 metros. Destaca entre bosques de pinos y eucaliptos por ser una especie nativa de buen desarrollo y porque, bajo su sombra, los peregrinos del mundo expresan sus peticiones.

Dando cobijo a devotos y danzantes Festividad de la Virgen del Rosario de Huallhua, reconocida como Patrimonio Cultural de la Nación, está el ciprés de Huallhua (Cupressus macrocarpa), de más de 13,5 metros de altura y su longevidad se estima en 150 años. Estos ejemplares se ubican en el distrito de San Salvador, Calca y están vinculados a la religiosidad del hombre andino.

Con significancia histórico-cultural el destacado árbol de pisonay (Erythrina falcata, Benth) ubicado en la Plaza Manco II, al costado de la iglesia “Santiago Apóstol” del distrito de Yucay, alcanza los 28 metros de altura y es un referente de la riqueza forestal que posee el Valle Sagrado de los Incas. Se estima que alcanza los 196 años de edad y su historia está vinculada a la visita del Libertador Simón Bolívar a los andes peruanos quien lo habría mandado plantar, frente a la casa que habitó.

Dos añejos algarrobos siguen en la lista, el algarrobo de Chinche (Prosopis chilensis), con aproximadamente 300 años, simboliza la búsqueda de libertad de los peones de la agricultura por lo que su imagen está representada en el escudo del distrito.

Otro de los árboles reconocido como patrimoniales es el algarrobo de Mandor, bajo su sombra, se habría realizado la “juramentación y pacto de sangre” de los líderes de la federación de campesinos, donde veinte bases sindicales del valle de La Convención se habrían reunido para combatir la explotación de los campesinos por parte de los hacendados.

Dos “pisonay” (Erythrina falcata), ubicados en el área urbana, con edades que bordean los 100 años; y un sauce (Salix humboldtiana Willd), de aproximadamente 90 años en la comunidad campesina de Sacllo, representan la relación armónica de jóvenes con la naturaleza, constituyéndose en leyendas y fuentes de inspiración.

En la Cooperativa Cristo Salvador de Urco, está el pisonay vinculado a la festividad de Unu Urco (fiesta del agua), y una especie de pino (Araucaria heterophylla), que destaca por su tamaño y longevidad. Ambos especímenes alcanzarían los 100 años de edad y son testigos del manejo de tierras que se ha dado en la zona, desde la época de las haciendas y las cooperativas.

Las ordenanzas municipales y la actitud propositiva de los alcaldes distritales y provinciales que respaldan este reconocimiento, auguran la adecuada conservación de estos árboles que, integrados a su entorno son parte de la gestión y dinámica social, cultural y económica, en cada distrito, por ser una oportunidad para proyectar nuevos circuitos y servicios para la educación y el turismo.

Estos reconocimientos han contado con el asesoramiento y asistencia técnica de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre Cusco y la Asociación Pachamama Raymi, quienes continúan en la tarea de promover el reconocimiento de árboles patrimoniales, recordando que cualquier ciudadano o institución puede postular un árbol para que sea reconocido como árbol patrimonial. La información del proceso está disponible en el enlace: https://bit.ly/3i67mS5

Fuente: Serfor Perú

Revista Digital Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

X