Ante la extensión del trabajo híbrido y home office para el 2022, las empresas deberán adaptarse e identificar la mejor modalidad en favor de sus equipos de trabajo.

Juan Pablo Bustamante, General Manager de WeWork Perú, brinda recomendaciones para diseñar una estrategia de trabajo.

Con el cambio a modelos de trabajo virtuales e híbridos que se han acelerado debido a la pandemia de la COVID-19 y, con los últimos decretos emitidos por el gobierno del Perú, en donde se extienden dichas modalidades laborales, empresas de múltiples sectores están adaptándose a esta nueva realidad de trabajo.

Para Juan Pablo Bustamante, General Manager de WeWork Perú, el modelo híbrido depende de diferentes factores; pero, principalmente, de la comunicación que existe entre el empleador y sus colaboradores. En este sentido, si la empresa busca crear su propio esquema híbrido, el ejecutivo brinda nueve recomendaciones para diseñar una estrategia de espacio de trabajo:

Comprende las necesidades de tu organización con encuestas y grupos focales y lleva estas percepciones a la acción.
Replantéate y redefine el rol de la oficina y asegúrate de que el espacio esté diseñado para admitir actividades de alto valor como lo son la innovación y la creación conjunta. Ten en cuenta la equidad para aquellos que se unen virtualmente.

Establece las normas para el equipo: piensa en los momentos que importan, establece qué reuniones o eventos son importantes para que todo el equipo esté en persona y prioriza quién debe estar, dónde y cuándo.

Establece y comunica claramente lo que se espera, tanto de los empleados como de los gerentes.

Ofrece capacitación para gerentes centrada en cómo ayudar a los empleados a trabajar de manera eficaz en entornos de trabajo híbridos.

Invierte en tecnología que se adapte a los diferentes estilos de comunicación y establece protocolos de comunicación que admitan un entorno de trabajo virtual.

Define objetivos específicos sobre cómo se debe usar el espacio para poder medir el éxito.

Realiza un seguimiento de los puntajes de participación de los empleados y otros datos como la tasa de presencialidad y la métrica de utilización del espacio (por ejemplo, horas pasadas en las salas de reuniones) para medir el impacto de tus gestiones y asegurarte de que no haya una discordancia entre lo que la organización pensó que podrían necesitar los empleados y el comportamiento y la actividad real de los empleados.

Adopta una mentalidad de “prueba, aprendizaje y evolución” para reiterar según sea necesario.

Finalmente, el ejecutivo precisó que un factor básico del éxito es la aceptación de repetir y cambiar cuando los resultados no se alcanzan al principio. Para que una estrategia híbrida funcione eficazmente, los empleados y gerentes deben tener claro qué se espera de ellos. Además, es fundamental hacer un seguimiento regular de los indicadores claves del desempeño de los empleados, como la participación; y comunicar claramente el cambio de expectativas en forma oportuna.

 

Informa Revista Digital Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

X