Nuestro país se encuentra en una situación privilegiada en comparación al resto de la región, pues Perú se encuentra entre los 10 países más ricos en recursos hídricos. A pesar de esta situación favorable, el manejo de este recurso sigue presentando mucho potencial en materia de eficiencia.

De acuerdo a la Autoridad Nacional del Agua, el sector agrario en Perú emplea aproximadamente el 80% de los recursos hídricos disponibles, pero presentando solo una eficiencia promedio nacional del 35%. Esto quiere decir que cuenta con un enorme potencial a fin de continuar siendo uno de los países más privilegiados en materia de este recurso.

Para Rodrigo Tissera, cofundador de Kilimo, la agrotech que monitorea el riego en los cultivos, este escenario presenta muchas oportunidades de mejora que pueden ser analizadas en relación al uso de este recurso. “La situación privilegiada de Perú con respecto a sus reservas de agua conlleva también una gran responsabilidad sobre cómo se está manejando ese recurso. Especialmente para el sector agropecuario, uno de los principales consumidores de agua, es necesario generar acciones que puedan aumentar la eficiencia y asegurar que este recurso no renovable no sea malgastado a lo largo de los procesos.”, afirmó Tissera.

Para alcanzar una mayor eficiencia de los recursos hídricos en el sector agrario peruano, el representante de Kilimo compartió un listado de acciones que podrían tener un gran impacto positivo.

Adopción de nuevas tecnologías para el riego: A fin de garantizar la seguridad alimentaria y la gestión sostenible del agua con fines agrícolas, es preciso producir urgentemente más cultivos por cada gota de agua utilizada en el sector agrícola y, así, garantizar que el aumento de la eficiencia en el uso del agua no afecte negativamente a la cantidad ni a la calidad de las aguas en las áreas circundantes. Aquí es donde tecnologías como el monitoreo remoto, el uso de imágenes satelitales con apoyo de herramientas como el big data y la inteligencia artificial, serán claves para reducir al mínimo la pérdida por evapotranspiración del terreno.

Estandarización del Certificado Azul: El conocimiento integral de la huella hídrica del país contribuye a una mejor toma de decisiones, brindando una mejor visión sobre el uso del recurso hídrico, su procedencia y la calidad del agua empleada. El proceso de obtención del Certificado Azul brindado por la Autoridad Nacional del Agua incluye diferentes compromisos que toman las empresas sobre un uso responsable del agua, entre los que se encuentran el monitoreo de su huella hídrica. El convertir este certificado en un estándar dentro del sector permitirá no solo un mejor empleo de este recurso, sino también brindar un universo de información más amplio para la aplicación de nuevas acciones por parte de los sectores público y privado.

Este año la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tendrá puesto su foco en las “aguas invisibles”, es decir, aquellas que vienen de manera subterránea. Para preservarlas, nuevamente se hace un urgente llamado a proteger este vital elemento, el cual está considerado como imprescindible dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y al que Kilimo abraza como uno de sus grandes propósitos.

 

Informa Revista Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

X